Descripción

Deja volar tu creatividad con los pasteles blandos cuadrados Reeves que son fabulosos en todos los sentidos. Utiliza los lados para trazos amplios, los extremos para marcar líneas y las esquinas para pequeños detalles. Creados para papel o cartulina con textura para conseguir colores fuertes e intensos que permanecen vivos durante más tiempo.

Los pasteles están hechos con pigmento de color que se mantiene unido con aglutinante sólido, y se han utilizado desde el Renacimiento gracias a su versatilidad, profundidad de color y facilidad para llevarlos a cualquier parte. No hace falta mezclarlos con agua, ya que pueden usarse a la perfección en seco, y se adaptan a una gran variedad de técnicas creativas, como el difuminado, punteado o incluso el restregado.